¿Cómo ser feliz?

Home / ¿Cómo ser feliz?

Si ahora te digo que con 10 pautas, podrás alcanzar la felicidad, ¿te lo creerías?

Quizá la respuesta a esa pregunta depende de tu esperanza, de tu ilusión e incluso de tu necesidad. En muchas orientaciones dentro de la psicología, en la evaluación inicial de los objetivos de la terapia, solemos preguntarqué pretenden conseguir al venir a consulta.

Quizá la respuesta a esa pregunta depende de tu esperanza, de tu ilusión e incluso de tu necesidad.

Muchos responden “quiero ser feliz”. Y es ahí cuando pedimos que nos especifiquen qué es, para él o ella, ser feliz. En qué consistiría, para así poder plantear pequeñas metas alcanzables y, sobretodo, observables.

Entonces vuelvo al titular, “cómo ser feliz”.

Teniendo en cuenta que cada persona puede hallar la felicidad en diferentes momentos (hay quien se siente feliz cogiendo una ola, hay quien lo hace tirando a canasta con los cascos y música a tope, cocinando, tomando una copa de vino, paseando, estando con buena compañía, y un sinfín de situaciones), ¿cómo es posible que nos vendan la felicidad como algo alcanzable a través de unas pautas generales, iguales para todos?

Lo realmente importante es permitirse ser feliz en los momentos en que podemos llegar a serlo.

Es como esos libros que te aseguran que te harás rico si sigues los pasos que en ellos te indican. Seguramente se podrán coger ideas para utilizar en tu negocio. De ahí a la riqueza influyen factores como la suerte, la habilidad de cada uno, su destreza, e incluso el momento. Sin embargo, veo difícil que tengan la clave de la riqueza.

No digo que quizá algún consejo del tipo “autoayuda” pueda ser positivo en determinados momentos de tu vida.

Al igual que en el ejemplo anterior, también podrás sacar conclusiones o cogerideas que te puedan ayudar a mejorar en muchos aspectos. Sin embargo, no es suficiente. Ya que, si no la alcanzamos, nos puede llevar a la frustración del “¿y por qué yo no soy feliz?

Además, habría que diferenciar entre felicidad, sentirse feliz, y el bienestar general.

Sentirse feliz suele ser un momento puntual, en el que puedes ser consciente de ese estado en que te encuentras. Y dices “¡qué feliz estoy siendo ahora mismo!“. Pero no es algo permanente, continuo. Va y viene. Lo realmente importante es permitirse ser feliz en los momentos en que podemos llegar a serlo.

La vida no es solamente la búsqueda de la felicidad, tiene muchas más cosas. La alegría, la tristeza, la rabia, la euforia, la decepción, la melancolía y la nostalgia, el éxito. Todo eso y muchísimo más forma parte de la vida. Deberíamos ser conscientes de que habrá momentos en que la tendremos, y otros en los que no.

Pero lo importante es permitirnos vivir y sentir ambas.